jueves, octubre 09, 2008

PROCRASTINACIÓN

“Jorge” y yo cumplimos ayer dos años de relación. Él es bastante mas joven que yo, es alto, apuesto, extremadamente culto y erudito en un sinfín de nimiedades. En esto, en la fútil erudición, somos muy parecidos. Nunca hemos encontrado personalmente otro tipo que sepa, espontáneamente por supuesto, cual es la capital de Mozambique así que, en cuanto nos conocimos y descubrimos esa afinidad cognitiva se estableció una especie de simpatía conmiserada. Después de todo, solo dos tipos abúlicos para la acción podrían perder el tiempo y ocupar proteinas neuronales en conocimientos absolutamente imprácticos.


Me dijo entonces: “Mi problema, Humberto, es que soy un procastinador crónico”
¡Carajo!...el cabrón me superaba lexicalmente -el “cabrón” es con cariño, “Jorge”*-. Nunca había escuchado la palabreja.


Me aclaró, justificándome, que era bilingüe y que así lo había adjetivado uno de sus maestros gringos. “Me define perfectamente” –agregó-, siempre pospongo todo tipo de esfuerzos hasta que se vuelve crítico que resuelva el asunto porque algo ó alguien me obliga.


Ayer, acostado y con voz cansina me preguntó si no sería mejor que termináramos -“seguramente te aburro…creo que seguiré siendo un procastinador toda mi vida”-. De 'pasadita' complementó: -“Por cierto, “procastinador” si existe en castellano pero seguramente no la buscaste con la ere intermedia”-


¿Cómo? –dije-


- Es “procRastinador” -respondió


-“¿Desde cuándo sabes que me faltaba una ere?”- pregunté


-Desde la primera vez que la pronunciaste-

Pues bien, la principal disfuncionalidad psicobiográfica de la que “Jorge” ha hablado en estos dos años de terapia psicoanalítica es la resistencia pasiva que presentó a la exigente y continua presión para que “dejara de ser huevón”, ejercida sobre él por su exitosísimo - empresarialmente hablando- padre, un hombre famoso por su rusticidad y folclorismo verbal.
Ahora, con el desvelamiento de su prolongado conocimiento de mi ignorancia, pudiéramos, quizá, trabajar productivamente en nuestra relación la forma procRastinante en que muestra su desprecio, oposición y rebeldía a los “poderosos ignorantes”.


Ojalá

En vista de que he recibido varios pacientes cuya queja principal es muy parecida a la de Jorge y de que les ha resultado extremadamente definitorio el concepto y, en vista también de que La Red debe estar repleta de procrastinadore(a)s, pondré, arriba, un video muy pertinente (no pude en la misma entrada)

Tiene Derechos de Autor -el video-

*Jorge conoce mi blog y como procrastino aquí


11 comentarios:

TheJab dijo...

Ja!
Debió visitar antes a Quoth, the Raven (Lidercorp).
Él me enseñó una palabra: procastinación.

Al rato regreso a leer el post completo y ver el video (ha llegado una amiga, ¿sabe?).

Donbeto dijo...

Me da harto coraje, Joel.
Provocaste que buscara a "Quoth"..Conectado a él encontré a un "cuarentaydos" y resulta que uno o ambos son de esos mexicanos expatriados de quienes, por su brillantez, lamento que no estén interaccionando con su talento en nuestro medio...A los canadienses seguramente les irá mejor con esos tipos allá.
Hace unos días tuve noticia de otro de esos talentos brillantísimos: Sergio Troncoso, novelista y filósofo que está instalado en Nueva York.
Por otra parte, si llega una amiga, ¡a la chingada todo lo demás!. Veo que lo sabes

W dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
W dijo...

Zaz.... me dejaste pensando....

Soy o no soy procrastinadora ?

Supongo que “procrastino a discreción”.... ... las cosas que me son desagradables las voy procrastinando hasta que “el agua me sube a los aparejos” y no me queda más remedio que hacerlas.... sin embargo, en mi chamba, siempre he preferido anticiparme (me da mucha tranquilidad saber que terminé el proyecto días antes de la entrega).... o sea : matadita !!!... jejeje

Supongo que todos de alguna manera lo somos....

Lo que me tiene impactada de este post.... es el tiempo de tu relación con Jorge.... jajajaja.... (si es que ésta es de médico-paciente).... te lo digo porque alguna vez fui a terapia y sólo aguanté 4 sesiones.... en la primera le solté toda la sopa.... en la segunda él se aseguró que yo le hubiera soltado toda la sopa.... en la tercera YO le saqué toda la sopa.... y finalmente en la cuarta habiéndonos dado cuenta que soy INCORREGIBLE nos pusimos a “tejer al chal”.... acabé siendo su proveedora (le hice varios proyectos).... y sigo bien LOCA.... y te puedo decir que fueron los cafecitos más caros de mi vida !!!... jajajaja....

En lo que no voy a procrastinar...... es en el envío de besos y abrazos...

Donbeto dijo...

¿Tú procrastinadora?
Sería como imaginar a López Obrador inscribiéndose humildemente en el PAN e, inmediatamente después yendo a comulgar de manos de Norberto Riviera.
¡¡¡¿Cómo que tuviste una terapia de cuatro sesiones?!!!!
Conmigo mínimamente estarías un lustro. No se si tus conflictos lo justifiquen pero de mi parte....tengo que terminar una una alberca en mi finquita...Ja!
Besos sin güeva

antonio dijo...

Me parece que me identifico bastante con Jorge.

Un Abrazo

Antonio

Blog de Kekox dijo...

o sea que lo wevon (procrastinador) tambien se quita?
o es como eso de que a los pobres les dicen rateros y a los ricos cleptomanos?
"no mijo, tu no eres wevon, eres procrastinador"

yo pienso que si el es feliz siendo wevon, que asi siga, a la mejor el padre es muy trabajador pero con una vida vacia, adicto al trabajo o algo asi, tambien eso es enfermedad, todo extremo es malo, bueno eso digo yo.
ademas casi todos los hijos de rico son asi, no tienen necesidad de esforzarse para obtener las cosas y no se les forma el habito del esfuerzo.
creo que es cuestion de habitos, tiene que formarse el habito nuevo y dejar el viejo. pero que weva.
pero puede ser un wevon feliz, antes de afiliarse a wevones anonimos deberia fundar la asociacion del webon feliz, seria un exitaso en este pais, pero me imagino que les dara weva

Donbeto dijo...

Saludos identitarios, Toño

Me gusta ver, Kekox, que sigues siendo clarfo, directo y demoledor de circunspecciones.
Yo queriendo darle un tono elegante al asunto y así, de golpe, "procrastinación" vuelve a nuestro lèxico habitual:"gûeva" -así pronuncio yo-.
Sin embargo, creo que el primer término tiene una diferenciación importante con el segundo: el perpetuo autoreproche.
A diferencia del "gûevón" totalmente a gusto con su estilo, el procastinador no puede deshacerse de la tortura que le inflinge la conciencia al saber que está dejando asuntos sin resolver. La vida se les transforma en una horrenda batalla cotidiana, cuesta arriba.
El término no forma parte de los diagnósticos psiquiátricos ni psicoanalíticos pero he podido ver procrastinación y gûeva en todas las clases sociales. Conozco gûevones felices (aunque no sus prójimos) pero no procrastinadores.
Lo de que "casi todos los hijos de ricos son así" la verdad no lo comparto.
He tenido la fortuna de entrar en contacto comprometido con gente de todas las clases sociales y hay una varidad espeluznantemente maravillosa.
Saludos hasta Chihuahua, donde los maleantes parecen no ser ni guevones ni oprocastinadores. Parece que estan superando a Monterrey en asesinatos.

Blog de Kekox dijo...

asi esta mas cabron don beto, ser wevon y aparte sufrir por eso, ayudelos usted que para eso tiene vocacion y experiencia.

bueno pero y porque se usa la palabra wevon en ese sentido?
(y como la palabra "madre") "huevo" se utiliza para el valiente, el flojo, para motivar, para insultar. me gustaria que usted me dijera si sabe algo sobre este uso, wevon, (no le estoy diciendo a usted sino subrayo la palabra) porque a wevo que con tantos conocimientos debe usted tener algo para compartir sobre este tema

saludos rafagueados don beto

Donbeto dijo...

Agradezco tu comentario, Kekox, sobre todo porque tu insistencia en el diagnóstico vernáculo "wevón" es compartida, casi totalmente, por la mayor parte de los procrastinadores y eso debe motivarme ha hacer un mayor esfuerzo diferenciador.
Espero poder profundizar en el tema, dejar de "rascarme los huevos", rastrear y escribir sobre la gûeva, de la que, aunque experiencialmente pudiera ser candidato a doctorado, teoricamente no tengo tantos conocimientos como amablemente supones.
Ojalá pueda aproximarme a aquel trabajo excelente de Paz sobre nuestro proteico "chingar".
Saludos epistemofílicos

Donbeto dijo...

"ha hacer"...¡a cabrón!...Ja!