sábado, diciembre 10, 2011

Tres Sonetos de Sor Juana









El abrazo del odio es más fuerte que el del amor, dice Kundera en alguno de sus escritos. Lo cierto -¿será?- es que el odio y el amor en sus diversas combinaciones, mezclas y diferenciaciones son los motivadores, los impulsadores, de la mayor parte de las acciones y creaciones humanas.


Sor Juana Inés de la Cruz, la monja mexicano-hispánica del siglo XVII, poseedora de intelecto y talento excepcionales escribió un largo poema llamado "Primero sueño" que puede considerarse uno de los intentos mas bellos y profundos por explorar el interjuego entre las emociones y la generación del conocimiento.


Seleccioné para transcribir aquí tres de sus sonetos -parciales- porque son particularmente articulables a la sensación de conflicto emocional que, creo, todos alguna vez conocemos pero rara vez describimos con la potencia de la poesía iluminante.


Mira como en los Sornetos 176, 178, 182, Son Juana hace batallar, perfectamente rimados, al amor, al odio y a la razón:


176


"Yo no puedo tenerte ni dejarte,


ni sé porqué, al dejarte o al tenerte,


se encuentra un no sé qué para quererte,


y mucho si sé qué para olvidarte"





178


"De ver que odio y amor te tengo, infiero


que ninguno estar puede en sumo grado,


pues no le puede el odio haber ganado


sin haberle perdido amor primero.


Y si piensas que el alma que te quiso


ha de estar siempre a tu afición ligada,


de tu satisfacción vana te aviso:


pues si el amor al odio ha dado entrada,


el que bajó de sumo a ser remiso,


de lo remiso pasará a ser nada."


182


"No es solo por antojo el haber dado


en quererte, mi bien, pues no pudiera


alguno que tus prendas conociera,


negarte que mereces ser amado.


Y si mi entendimiento desdichado


tan incapaz de conocerte fuera,


de tan grosero error aun no pudiera


hallar disculpa en todo lo ignorado.


Aquella que te hubiera conocido,


o te ha de amar, o confesar los males


que padece su genio en lo entendido


juntando dos extremos desiguales:


con que ha de confesar que eres querido,


para no dar improporciones tales."




¿Qué tal? ¡Vaya monjita!




5 comentarios:

W dijo...

Vine a recoger ese abrazo suavecito... y me encuentro con este post taaaannnnn ad hoc a mis actuales vivencias... XD

Méndiga monjita... era todo un personajazo....

Te mando muchos besos Doc...

Donbeto dijo...

Aunque O. Paz se inclinaba a creer que el erotismo de nuestra monjita nunca fué llevado a plena acción genital y, efectivamente, es evidente que colocaba una buena parte de la pasión en sus palabras, no creo que la quitara totalmente de su cuerpo... Esa monjita ardorosa!

Siempre pongo mis cachetes a tu disposición para recibir los muchos besos que me envías, querida W.
En retribución mi abrazo suavecito lo prolongo a tiempo doble.

Antonio dijo...

Me imagino que para Sor Juana ser monja no era más que algún trámite burocrático necesario para ser Sor Juana la mujer antes que Doña Juana la esposa de quien no le permitiría escribir como lo hizo.

Excelentes y fuertes versos.

Un abrazo normalazo.

Donbeto dijo...

Coincides, Antonio, con la explicación que da nuestra monja al Obispo de Puebla quien la criticó con el seudónimo de "Sor Filotea". Juana dice: "Entréme religiosa, porque aunque conocía que tenía el estado cosas (de las accesorias hablo, no de las formales), muchas repugnantes a mi genio, con todo, para la total negación que tenía al matrimonio, era lo menos desproporcionado y lo más decente que podía elegir en materia de la seguridad que deseaba de mi salvación; a cuyo primer respeto (como al fin más importante) cedieron y sujetaron la cerviz todas las impertinencillas de mi genio, que eran de querer vivir sola; de no querer tener ocupación obligatoria que embarazase la libertad de mi estudio, ni rumor de comunidad que impidiese el sosegado silencio de mis libros"
Abrazo anormalazo...

Antonio dijo...

Estimado Don Beto, no recuerdo si alguna vez te avisé, pero mi viejo blog caducó (aunque sigue disponible para consultas) y desde hace casi un año despacho en otro sitio, en colaboración con Ribozyme y Concepción.

Los zombis de Carthago:

http://loszombisdecarthago.blogspot.com/

Un abrazo zombi.